jueves, 1 de noviembre de 2012

vuelve a casa

Hablando con alguien a quien puedo considerar amigo, ha salido hoy a coalición un tema que hacía tiempo que quería tocar, el de los pueblos. Supongo que todos tenemos a un familiar cercano que vive en un pueblo o ha pasado gran parte de su existencia en uno, y ¿qué nos hace abandonarlos? el ruido de la urbe? el estrés que ésta te crea? bien el caso es que he pensado en el pueblo donde crecieron mis tíos y mi madre, el pueblo donde yo he pasado veranos inolvidables y que he ido abandonando por lo que supongo será perritis de traslado u odio a las costumbres rurales. El pueblo que yo considero mío se llama Carcelén, se encuentra a poco menos de dos horas de la costa Mediterránea y es sin duda el lugar dónde mis primos y yo hemos conseguido pasar mas tiempo juntos.
Pienso en ello cuando en reuniones familiares hay quienes no se presentan, o a quienes la vida les ha llevado a otra dimensión dónde esos momentos han quedado muy lejos, pues bien, lanzo un grito al aire y mi propósito de este año va a ser pasar unas fiestas rurales decentes por esos lares. Quien no querría ir a ``los montones´´, pasear por el campo y ver a abuelillas del visillo espiando detrás de las persianicas de las puertas?, me he decidido, este verano vuelvo al campo por estivalidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario